Actividades 2015 de conservación y monitoreo del águila harpía en Darién.


Por: Karla Aparicio Ubillús
(Correo: krla.aparicio@gmail.com)

Karla M. Aparicio U.

Karla M. Aparicio U.

El año 2015 inició con el nacimiento del Pollo Gary, un polluelo de águila harpía, cuyo nido se encuentra en un árbol de cuipo, muy cercano a la Estación de Rancho Frío del Parque Nacional Darién / Mi Ambiente en el sector de Pirre. Algunos visitantes nacionales y extranjeros le fueron a conocer, mientras era atendido por las águilas adultas, llenando a muchos de gran júbilo y felicidad, misma que se desvaneció el 2 de abril, 2015, cuando el Pollo Gary cae de su nido, sufriendo siete fracturas. El polluelo fue rescatado por personal del parque y la SENAFRONT y llevado al Parque Municipal Summit, en donde fue atendido por las Veterinarias Diorene Smith y María Elena López. Pero sus fracturas superaron cualquier esfuerzo en la medicina y muere el 26 de abril, 2015.

Monitoreo comunitario: Seguidamente se inicia un proceso de capacitación para el monitoreo de este nido con la comunidad indígena de Pijibasal y personal del parque. Se realizaron dos talleres de capacitación, en donde los participantes atendieron charlas sobre conocimientos biológicos, historia natural y de conservación y realizaron de giras de campo en donde adquirieron destrezas en el uso de los equipos para la observación de aves (uso de binoculares, telescopio, GPS, brújula y cámara fotográfica). De esta forma podrían convertirse en aliados garantes del monitoreo y la conservación de este nido activo de águila harpía.

Los aliados comunitarios realizaron un total de 29 giras al área del nido entre el 5 de mayo y el 18 de noviembre, 2015, completando los formularios de registros. Y para complementar su trabajo en campo, se les entregaron binoculares (4), telescopio (1), libros de aves (2), una cámara fotográfica y un GPS. Adicionalmente, se elaboró una guía para los comunitarios sobre el buen manejo de la visitación, en especial de aquellos visitantes interesados en el nido de águila harpía. También se elaboró un documento con recomendaciones de manejo dirigido a los actores claves que realizan actividades de turismo y conservación en el sector de Pijibasal y el parque.

Monitoreo científico: Se realizaron 6 giras técnicas entre junio y diciembre, 2015. El equipo técnico estuvo conformado por el Sr. Euriato Bainora (indígena emberá y asistente en águila harpía), Juan Quibilan (asistente en drone) y la suscrita. Adicional, se contó con un drone modelo Phanton 2 para el monitoreo de los nidos. El uso de esta tecnología nos ayudó a seguir mes a mes el estado de al menos 3 nidos en el área de Darién, dos en Yaviza y uno cerca a la Estación de Rancho Frío. Los nidos de Yaviza se mantuvieron inactivos y no hay indicios de que se reactiven para inicios del 2016, y menos aún el nido en donde reposa la osamenta de lo que creemos sea de un águila joven fallecida por deshidratación durante el fuerte verano del 2015. Las observaciones del nido en Pijibasal eran más alentadoras, en donde cada mes se observaban ramas nuevas en el nido, que demostraban la reconstrucción del nido y por ende la reproducción, además de que se observaba la presencia de las águilas adultas, pero al llegar diciembre y ver que el águila hembra no ocupaba el nido, nos hace pensar que no se van reproducir. Quizás y saben que el verano 2016 será tan fuerte que el del 2015.

Educación ambiental: Se visitaron 3 localidades: Pijibasal (comunidad indígena), La Bochúa en Yaviza y el CEBG José del C. Mejía en Yaviza. Participaron 200 estudiantes (incl. niños de maternal), 5 docentes y 23 padres de familias, haciendo un total de 228 beneficiarios. A los niños y jóvenes se les impartieron charlas, se presentaron videos y películas ambientales y se les entregaron una bolsa ecológica del proyecto Fondo Darién/GEMAS con materiales didácticos, entre éstos el Folleto “Pistas para encontrar el águila harpía en Panamá”. En La Bochúa entregamos tazas y radios SONY patrocinados por el Patronato Amigos del Águila Harpía.

Se le agradece al proyecto Fondo Darién/GEMAS por su aporte financiero para el pago de las logísticas y el personal, el préstamo de los binoculares, telescopio, brújulas y bolsas ecológicas. Al Fondo FIDECO de la Fundación Natura por su aporte financiero para las logísticas de campo, la compra de una cámara semiprofesional con memoria de 8G, un GPS y el tiraje especial del folleto “Pistas para encontrar el águila harpía en Panamá”. Y finalmente al Patronato Amigos del Águila Harpía por las bolsas, tazas, radios SONY y el uso de su drone.